Un extracto. El resto en:

https://www.masteatro.com/entrevista-julio-rojas-aaron-lobato-previa-al-estreno-julieta-ofelia-suicidas-toda-la-vida/

” … Dos pura sangre y sin freno vienen a por nosotros. Sus nombres: Julio Rojas y Aarón Lobato. Ambos pertenecen a esa tribu extraña e inusual que hace suya la tan cuestionada bipolaridad que existe entre la máscara y el intérprete. Tanto el uno como el otro dicen entregar -sin nada a cambio, con su máxima del “teatro por el teatro” como estandarte- sus voces y cuerpos a dos de las damas más sublimes -auténticas losers– del bardo inglés. Toman con valor el relevo de su antecesor Sanchís Sinisterra (Próspero sueña Julieta, o viceversa) en lo que a intertextualidad y a ese “seguir viviendo” que el personaje clásico provoca y sugiere en la actualidad. Asimismo reivindican, a mi entender, una suerte de revolución desde dentro de sus personajes, ampliar sin límites ni pudor elzoom de siempre y encuadrarlas en los planos que les han parecido pertinentes. Para ello les han alterado sus ADN y han situado sus cadáveres -muy resucitados- en una tierra de nadie, pues es aquí donde ellas podrán sentirse libres sin las cadenas del Tiempo y confeccionar su discurso dramático. Diálogos y máximas de la mano de Julio Rojas -su primera criatura en las tablas como autor- cuyas capas vienen aderezadas por pensamientos dinamitantes de mujeres de bandera: Virginia Woolf, Sylvia Plath o Angelica Liddell, por citar: Una marea brava al parecer este montaje que nunca desciende y donde sólo la espuma esquiva de la malograda Sarah Kane refresca. Estos jóvenes, quienes cabalgan como digo a toda máquina, han desenterrado a las damiselas de Shakespeare para que ellas mismas se expliquen y nos reten, para que se disculpen y nos provoquen, para que se defiendan y nos remuevan. Todo esto lo veremos el 13 de mayo (fecha con tintes copleros ya malditos…) en su improvisada “morgue” donde ellos/ellas -¿los cuatro?- someterán al público a un tercer grado con estas adolescentes en pie de guerra…”.