Un extracto de mi reseña. La pueden leer al completo en: http://www.masteatro.com/critica-africa-fantasma/

” … en los cuarenta y cinco escasos minutos que dura la pieza, el fluir de este monólogo carecía de empuje, de intensidad; se echaba en falta, en definitiva, más garra, másfierezza. Me era difícil llenar de propósito la multitud de silencios, las pausas donde la actriz/comunicadora nos miraba a fin de incomodarnos, de inmiscuirnos en su viaje sin que lo lograra totalmente. Un continente de elevadas temperaturas históricas y sociales como es África, donde la oscuridad vibra en sus selvas y los ritmos son como sacudidas del espíritu, no se veían en escena ni en la interpretación. Si esto era lo buscado, si lo que se pretendía era un lugar gélido donde reflexionar acompañado de dos animales, uno vivo y otro no, entonces, lo acepto … “