Todo empezó como suele ocurrir con estas historias farandularias: de la manera más inesperada, a bocajarro. Fue en Almería, año de 2003, cuando mi obra Miserere Meum estaba de gira con el Taller de Teatro Clásico de la Universidad de Sevilla y se representaba aquella noche en el Teatro Apolo de la capital. Estábamos merendando antes del ensayo general en un café y en aquel café había un piano. La actriz y directora de coro Prado Márquez me invitó/desafió, con todo su cariño, a cantar Under my Skin, alegando que ella me acompañaría. Y yo, con la letra cogida con alfileres, lo hice, más por la guasa que por alarde de crooner. Cuando terminé me advirtió, también con cariño: “Tú y yo tenemos que hablar cuando lleguemos a Sevilla. Que lo sepas”. La función fue un éxito, dicho sea de paso, y su oferta/orden personal, pienso que también, visto lo visto.

Empecé a cantar en su coro como bajo, recibí clases de canto de la soprano Ana Alonso en el Conservatorio de Sanlúcar la Mayor y después del tenor Pedro Cuadrado. Con todo esto en mi haber, amén del empuje que desde siempre me han dado mis amigos Lola Serrano (soprano) y Mariano Muñoz (barítono) para que no abandone este quehacer, ahora vuelvo a Sevilla, a cantar, pero esta vez como tenor y con un coro madrileño.

¿Que cómo he vuelto al mundo de los coros? ¿Otra casualidad? ¿O es que al final va a ser cierto eso de que todo ocurre por algo? Llegué a Madrid hace ya casi dos años como profesor por concurso de traslado en busca de completar mi sueño como autor y director de teatro. Pues bien. En el otoño pasado, mi compañera y amiga Carmen González, soprano, me volvió a animar a que cantara en el coro al cual ella pertenecía,  Hora Ludens. Y en aquella ocasión, más asentado uno en los madriles y con la mudanza hecha, le dije que sí. Y qué puedo decir. Pues que estoy encantado, tanto por la acogida como por el cariño que me ha ofrecido este coro madrileño. Tras El barberillo de Lavapiés, que cantamos en Móstoles la navidad pasada, un concierto homenaje en el Ateneo y la Missa Brevis de Mozart en la Iglesia del Santísimo Cristo de la Salud en lo que llevamos de año, también en Madrid, este viernes, rumbo a mi ciudad natal, Sevilla,  a repetir, como hace ya algunos años, en la magnífica Iglesia de la Magdalena este sábado. Un repertorio de lujo.

De cómo empecé a tocar la guitarra, grabé mis tres álbumes poperos The Memory Lane, True Epiphany y Body Only (en camino) y di clases de jazz y en un coro a capella con Lovis Glad es otra historia, también por casualidad…

Así que os espero. Os dejo link de la web del coro así como cartel y programa para este sábado.

https://www.horaludens.net/p%C3%A1gina-principal