Agrecido por estas palabras que dedica el profesor e investigador José Luis Subías de mi trilogía acuática compuesta por las obras Misericordia, Esperando el diluvio y El señor y la señora Pit. Su comentario, certero y profundo, supone un motor más para no detener esta máquina de sueños que es el mundo del Teatro y creer, como la fe, en lo que no se ve, sólo se siente. Os dejo un fragmento y el link de su blog donde la podéis leer al completo.

https://laultimabambalina.blogspot.com/2019/04/entre-el-amor-y-la-muerte-solo-hay-un_22.html?spref=fb&fbclid=IwAR1WUwg2M36Lrwy-Mkli2oJzKkkoY7kamawLdtPMt2iDL4ayN-zAq7dRDsg

A la venta en librerías especializadas de Madrid tales como Yorick, Muga, ConTarima y Nosaltres y en Sevilla en Caótica. Online en Amazon, Casa del Libro, Fnac y El Corte Inglés.

“… el agua desempeña un importante papel, tanto real como simbólico, en las distintas historias presentadas por el autor. El agua fluye, se escapa entre los dedos o se evapora, dejando yermo y estéril el lugar que antes habitó. El agua, metamorfoseada en lágrima, es también la manifestación externa del dolor; un dolor siempre presente, profundo, de signo trágico ante su inevitabilidad, nacido del fracaso amoroso, fruto de la incomunicación, el desapego, la inconstancia o, simplemente, la sinrazón. La escritura teatral de Herrera Carmona camina por rumbos distintos a los de cualquier planteamiento tradicional de la armazón dramática. Sus historias se alejan del relato lineal y el argumento para mostrarse como retazos de sensaciones, de momentos, de recuerdos y experiencias difusas, semejantes a las imágenes de un mundo onírico lindante con la poesía. En una ocasión escribí que el teatro es capaz de aglutinar todas las artes y géneros literarios; y Carmona da sentido a esta afirmación, pues sus textos adoptan en ocasiones el delicado y minimalista tono de un haiku, cargado de poeticidad y simbolismo… “.